El término de taping conduce con frecuencia a preguntarse qué es lo que diferencia el K-Taping de otros métodos de taping clásicos. Sin embargo, es casi imposible establecer una comparación. El K-Taping es una terapia con un abanico de aplicaciones extraordinariamente amplio. Los vendajes elásticos se adhieren de forma autoportante y de acuerdo con técnicas especiales siguen las estructuras musculares, los ligamentos y nervios, o bien facilitan salidas al líquido linfático para así conseguir una descongestión. Al contrario de lo que ocurre con los métodos de taping clásicos, el K-Taping no limita la movilidad del paciente. Los primeros suelen utilizarse para inmovilizar o proteger frente a sobrecargas y se aplican vendando articulaciones y estructuras, lo cual se relaciona con problemas tan conocidos como el anquilosamiento y la pérdida de masa muscular que resultan de la limitación de la movilidad. También en estos casos, el K-Taping ofrece tratamientos eficaces tanto terapéuticos como de prevención, conservando la movilidad completamente.
El K-Taping es aplicado solamente por terapeutas y médicos que cuentan con una formación especial que les acredita como terapeutas en K-Taping. Una condición fundamental para beneficiarse de las posibilidades que ofrece este complejo método terapéutico es disponer de conocimientos médicos sobre anatomía y estructura muscular, así como sobre la disposición de ligamentos y nervios. Mientras que en la mayoría de las terapias manuales los efectos desparecen después de finalizado el tratamiento, en el caso del K-Taping el paciente se lleva la terapia a su casa. Simplemente con la colocación y el movimiento del cuerpo el K-Taping actúa 24 horas al día. Además, sigue siendo eficaz durante todo el tiempo que el paciente lleve el vendaje, incluso cuando se someta a solicitaciones extremas durante su trabajo diario o al practicar deporte.

De esta forma, el taping linfático refuerza la acción del drenaje linfático manual de manera duradera entre cada una de las aplicaciones, 24 horas al día. Complementado con planteamientos terapéuticos modernos, como p.ej. el cuidado postoperatorio después de la cirugía de un cáncer de mama, el K-Taping puede mejorar la calidad de vida en muchos aspectos y prolongar los efectos terapéuticos.